Masaje descontracturante

El masaje descontracturante consiste en un masaje manual en el cual conseguimos a través de diferentes técnicas aliviar contracturas y normalizar el tono muscular.

Esfuerzos leves pero repetidos con gran frecuencia pueden superar la capacidad de adaptación del músculo y desencadenar una contractura. Aunque cualquier músculo es susceptible de sufrir una sobrecarga, los más afectados son los trapecios (cuello, hombros y parte superior de la espalda) los músculos del cuello, el tríceps sural (parte posterior del brazo) y los paravertebrales de la columna (desde la base del cráneo hasta la zona sacra).

Los masajes descontracturantes ayudan a liberar sustancias llamadas endorfinas, hormonas que actúan como los antidepresivos naturales del organismo y que generan en los seres humanos emociones positivas de bienestar y nos ayudan a combatir el dolor.

En estos masajes utilizaremos varias técnicas para lograr el efecto deseado.

Los efectos que podemos lograr con un masaje descontracturante son:

  • Ascender la temperatura de la piel y de los tejidos bajo ella, para así incrementar la afluencia de sangre en la zona que masajeamos y mejorar la nutrición de la piel y de los músculos.
  • Dar una mayor capacidad de recuperación y rendimiento al músculo.
  • Aumentar el tono, la elasticidad y promover una función de contracción sana del músculo para elimitar futuras lesiones.
  • Mejorar la resistencia al trabajo y alejar la sensación de cansancio muscular.
  • Acción analgésica reduciendo el dolor de los músculos contraídos.
Google+